Desarrollo Web - KOOD Web Studio
Carta de Lectores > Por: Cocó Aruani - Prov. de Mendoza
Por: Cocó Aruani - Prov. de Mendoza

 


Estimad@s
colegas parter@s, obstétric@s y/o lic. en obstetricia:
                                                                                                                       No me sorprende la situación en la que hoy nos encontramos. Es tiempo de cambios...Universales...

     Desde que me recibí, en el 2003, las cosas no han sido fáciles para ejercer en condiciones dignas mi vocación. Para empezar me obligaron a inscribirme en una caja de jubilación privada a la que no me interesa pertenecer en absoluto y que tengo que seguir pagando de cualquier forma, que encima estoy en condición de morosa debido a la forma, cantidad de pago, se me hace imposible pagar (adjunto carta de respuesta enviada a la caja de jubilación de la salud y del arte de curar).

     Apenas recibida me ofrecieron formar parte del grupo de "la sociedad obstétrica" (que también debería abonar un canon mensual, independientemente de tener trabajo o no),entidad a la que ya no pertenezco, ya que jamás he recibido apoyo ni solución  a ninguna de las situaciones de conflicto laboral, ni siquiera invitación a capacitaciones, cursos o congresos y mucho menos a generar un espacio de trabajo para mejorar el funcionamiento de la Obstetricia en la provincia para BENEFICIO DE
TOD@S Y NO DE ALGUNOS FAVORITOS. Las Señoras obstétricas de La Sociedad Española de Socorros Mutuos (institución en la que he trabajado por dos años) durante años han tenido serios problemas con el pago y no ha habido ninguna agrupación que las respaldara, incluso algunas ya han fallecido y nadie ha hecho mención de su trabajo y su excelente aporte a esta comunidad. Y QUE HOY, el nuevo plantel, SE ENCUENTRAN EN LA MISMA CONDICIÓN.

      Tengo que mencionar también, que hay muchos lic. que ni siquiera han podido hacer uso, nunca, del derecho al ejercicio de su profesión por no encontrar la posibilidad que se les diera un espacio.
Desde que me recibí vengo escuchando frases como:"pagar derecho de piso","trabajar gratis por si hay algún lugar, me den el espacio, aun sin garantías por tiempos indeterminados","cobrar menos por ser reemplazante" o que "no me pagan la producción por hacer sólo un reemplazo","agregarme gratis a un hospital público" y muchas otras situaciones con las que jamás he consentido  ni por mí, ni por
l@s que entraron después de mí, ya que mi conciencia dice que esa persona merece respeto, que es tan profesional como yo y se le tiene que pagar lo que corresponde por su trabajo, dedicación y responsabilidad.

     En relación a una carta que ha circulado sobre la "falta de capacitación" de
l@s obstétri@s, cuántas de nosotros hemos hecho medicación, atención primaria de la salud y atención de partos sin médicos, cuando las circunstancias lo han requerido...? Porque tenemos la capacitación. Con o sin el reconocimiento del algunos otros integrantes del equipo de salud...En relación a este caso particular, considero que no debemos dejar de atender a ninguna mujer que llega a nosostr@s, siel caso así lo permitiera, paciente del médico que sea, lo que es más eso demostraría el profesionalismo del que estamos hablando y la calidad humana por la que hemos elegido esta carrera. Por otro lado las pacientes no deben ser víctimas de internas profesionales. Y nunca, nunca podemos permitirnos perder el objetivo de mejorar la calidad de vida de las personas, sobre todo de darles a los niños por nacer la posibilidad del recibimiento que se merecen.

     Entonces a esta altura, me pregunto qué es lo que nos ha molestado de esta carta? El reconocimiento...? Si entre
nosotr@s mism@s no nos reconocemos ni aceptamos, ni ayudamos, ni apoyamos! Qué nos importa lo que opine uno u otro integrante del equipo de salud cdo somos consientes del trabajo que hacemos, que hacemos a conciencia y que en el ejercicio de éste ponemos toda la entrega!!!!????Por ahí estimad@s colegas, esta carta lo que ha conseguido es "que se hayan caído las máscaras y hayan quedado al descubierto nuestras propias falencias", como son la falta de organización, de agrupación, de solidaridad, de comunicación entre nosotr@smism@s  y falta de trabajo aunado. Dejemos de responsabilizar a otros por hacernos notar nuestras limitaciones, tomemos las herramientas y hagamos nuestro trabajo.  
Probablemente mi idealismo construyó una utopía de mi vocación y aunque con varias desilusiones vividas, sigo creyendo que existe la posibilidad de hacer en Mendoza una Obstetricia digna, tanto para los profesionales como para las personas que requieren de ésta. En definitiva queda claro que los obstáculos sólo nos sirven para crecer... Pero el Amor y la solidaridad también.