En el país se practican el doble de lo que recomienda la OMS

Salud,El último informe sostiene que no hay evidencia científica para que representen más del 15% de los partos. Sin embargo, en la Argentina superan el 30% y en el sector privado alcanzan el 67%.

Sólo la llegada de un hijo puede hacer olvidar a una mujer que un segundo antes su cuerpo era una bolsa de huesos y tendones retorciéndose. A diferencia de otros dolores, el del parto es el único que tiene un sentido, traer a la vida un hijo. Sin embargo, cada vez son más las mujeres que, por decisión, sumisión o ignorancia, llegan a ser madres sin conocer ese dolor.

“Epidemia de cesáreas” advierte en su último informe sobre epidemiología la Organización Mundial de la Salud (OMS). Y coloca a nuestro país entre los que tienen una de las mayores tasas de cesáreas. Aquí, el porcentaje de cirugías duplica lo indicado por la OMS. Mientras que el organismo sostiene que no existe ninguna evidencia científica para que las cesáreas representen más del 15 por ciento de los partos, en Argentina esa tasa es del 30,9%, un porcentaje que en el sector privado puede alcanzar hasta 67%. La tendencia se mantiene en aumento desde hace cinco años, a pesar de todas las recomendaciones de la OMS. Es decir que los niños argentinos que llegan al mundo por parto natural empiezan a ser una minoría.

Pero la OMS llama la atención sobre otro dato: si bien este solía ser un fenómeno asociado al negocio de las clínicas privadas, hoy el número de cesáreas innecesarias también se está replicando en los hospitales públicos. Ariel Karolinski, obstetra en el Hospital Durand y consultor de la OMS señala que nuestro país se encuentra a la vanguardia en la atención que reciben las mujeres en el momento del parto, pero “este aspecto no es una garantía de la calidad de cuidados que se proveen en la atención del embarazo, parto y puerperio. Las imposiciones del mercado, las modas, la desinformación y la falta de participación de las usuarias y las familias en la toma de decisiones vinculadas al cuidado de la salud motivaron que ciertas prácticas como la atención del parto fuera progresivamente medicalizándose. En otras palabras, esto implica una participación activa del sector médico en la realización de prácticas que muchas veces son injustificadas y no están exentas de riesgos y complicaciones”.

Desde el Ministerio de Salud, también coinciden en el diagnóstico. “Hay toda una cultura de que el paciente tiene que ser lo más calladito posible y esto se traslada al momento del parto. Y a esto se suma la cultura de la inmediatez, queremos todo en el momento”, opina Dora Vilar de Sarachaga, subsecretaria de Atención Primaria, quien agrega que existen clínicas en las que el porcentaje de las cesáreas llega al 80%. Desde la Asociación Obstétrica Argentina, Catalina Gerace, señala que la imposición de cesáreas constituyen una costado más de violencia contra la mujer: “En las clínicas privadas existe una cuestión económica y en los públicos el problema es lo legal. Los médicos no quieren problemas, entonces comienzan a manipular a la mujer desde el embarazo, en el momento en que está más vulnerable”.

Un estudio presentado con el informe de la OMS muestra que a pesar de la epidemia de cesáreas el 46% de las mujeres encuestadas por la consultora Voices señaló que el parto natural sigue siendo la mejor opción. El estudio, impulsado por la especialista Victoria Seguí, también mostró la otra cara: la mayoría –el 55%–aseguró que las cesáreas continuarán aumentando y que, a pesar de los riesgos, el 27% de las mujeres prefiere someterse a esta cirugía.

La psicóloga Aixa Ezcurra sostiene que las mujeres deberían prepararse durante el embarazo: “Es importante lo que di en llamar ‘la higiene del embarazo’: que se alimente adecuadamente, con comidas y bebidas de bajo contenido en sodio y que tome momentos de descanso cortos durante el día junto con un trabajo corporal adecuado para el embarazo. Esto ayuda a llegar al final del embarazo con tejidos flexibles y no edematizados, sin riesgo de hipertensión arterial, que reduce la posibilidad de la aparición de preeclampsia. Esto mejora el estado clínico de la mamá y ayuda al médico a poder esperar un poquito más de la semana 40 para decidir, por ejemplo, inducir el parto. El estado clínico de la mamá y un buen monitoreo de las últimas semanas son herramientas importantes para que el médico pueda decidir esperar unos días más”.

 

En el mapa mundial, Argentina está en rojo, incluso bastante más alto que la tasa en promedio de América Latina (23,7%). Para tratar de revertir esta situación, el año pasado se reglamentó la ley de parto humanizado que, en entre otras cosas, obliga a las instituciones a darle a la mujer el tiempo necesario para poder parir a su hijo como quiera.

http://www.clarin.com/sociedad/Epidemia-cesareas-practican-recomienda-OMS_0_1594040721.html


LEY 1056 de Obstetricia
LEY DE EJERCICIO PROFESIONAL DE LICENCIADOS EN OBSTETRICIA, LICENCIADOS OBSTÉTRICOS, OBSTÉTRICAS Y OBSTÉTRICOS DE LA PROVINCIA DE TIERRA DEL FUEGO, ANTÁRTIDA E ISLAS DEL

ATLÁNTICO SUR

Artículo 1º.- El ejercicio profesional de Licenciados en Obstetricia, Licenciados Obstétricos, Obstétricas y Obstétricos en la Provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur, se regirá por las prescripciones de la presente Ley.

Artículo 2º.- El ejercicio profesional de la Obstetricia, se encuentra respaldado  por el título de Licenciado en Obstetricia, Licenciado Obstétrico, Obstétrica y Obstétrico.

Artículo 3º.- La inscripción y habilitación para el ejercicio de esta profesión, su control y todo otro tipo de manejo de la matrícula respectiva, se realizará en el Ministerio de Salud, el que lo hará a través de sus dependencias competentes y específicas, mediante la inscripción en los registros respectivos y provisión de un carnet donde conste la habilitación para el ejercicio de la profesión.

Artículo 4º.- El ejercicio profesional de la Obstetricia se autorizará a las personas que posean:

a) título de Licenciado en Obstetricia, Licenciado Obstétrico, Obstétrica y Obstétrico, otorgado por universidad nacional, provincial, escuelas nacionales o provinciales, de nivel superior no universitario, que hayan sido habilitadas por el Estado Nacional en las condiciones que se reglamenten;

b) título de Licenciado en Obstetricia, Licenciado Obstétrico, Obstétrica y Obstétrico, otorgado por universidad extranjera y lo hayan revalidado en universidad nacional o habilitado por universidad nacional de acuerdo con tratados internacionales de reciprocidad;

c) acreditación de identidad personal;

d) domicilio real y que constituyan domicilio legal en la Provincia; y

e) que no se encuentren inhabilitados por autoridades competentes nacionales, provinciales, municipales o de su país de origen para el ejercicio de esta profesión.

Artículo 5°.- Son facultades de los Licenciados en Obstetricia, Licenciados Obstétricos, Obstétricas y Obstétricos:

a) dar consulta obstétrica a la mujer en las etapas preconcepcionales;

b) diagnosticar, monitorear, dar tratamiento, asistencia profesional obstétrica a gestantes, parturientas y puérperas de bajo y mediano riesgo;

c) detectar en la madre o en el niño los signos indicadores de anomalías que precisen la intervención de un médico; referir y derivar según los niveles de atención, tomando las medidas de emergencia en ausencia del médico;

d) prescribir fármacos de su competencia;

e) indicar e interpretar los exámenes auxiliares de diagnóstico;

f) realizar detección precoz de cáncer cérvico uterino y mamario y referir al nivel correspondiente;

g) fomentar la lactancia materna con el fin de colaborar con el equilibrio del binomio madre-hijo;

h) realizar y coordinar los cursos de psicoprofilaxis obstétrica;

i) asesorar sobre métodos de planificación familiar;

j) dar consulta;

k) brindar consejos sobre medidas preventivo asistenciales de salud reproductiva;

l) referir casos de problemas de salud no obstétrico a los profesionales competentes;

ll) dar consejería a escolares y adolescentes;

m)participar en el campo de la medicina legal, efectuando peritajes dentro de su competencia;

n) extender certificados de gestación, atención, descanso pre y posnatal, nacimiento y otros;

ñ) asumir responsabilidad legal profesional;

o) en la función administrativa podrá planificar, programar, coordinar, organizar, dirigir, supervisar, evaluar, monitorear, asesorar las actividades de atención materno-infantil, sexual y reproductiva;

p) planificar, programar, organizar y ejecutar actividades docentes; y

q) diseñar, elaborar, ejecutar y evaluar proyectos de investigación.

Artículo 6°. – El profesional Licenciado en Obstetricia, Licenciado Obstétrico, Obstétrica y Obstétrico está obligado a:

a) ejercer su labor dentro de los límites de incumbencia de su profesión, debiendo tomar los recaudos a su alcance para el permanente control de su ejercicio profesional;

b) cumplir con las leyes, reglamentos y toda norma que se dicte por autoridad competente respecto a la profesión;

c) proceder en todo momento de conformidad con las reglas éticas que regulan la profesión;

d)  prestar la colaboración requerida por autoridad sanitaria en caso de emergencia;

e) guardar secreto profesional salvo, en las excepciones que fijan las leyes pertinentes;

f) informar al paciente -y/o a su responsable- de las características y posibles riesgos y beneficios de cualquier método a utilizar o práctica a realizar;

g) respetar la voluntad del paciente en cuanto sea negativa a la realización de cualquier procedimiento propuesto y/o indicado;

h) certificar y extender informes, debiendo constar en los mismos nombre completo, profesión, número de matrícula, fecha y la firma del profesional;

i) dar cumplimiento a las normas de registro, información, denuncia o notificación de tipo estadístico y/o epidemiológico que el organismo competente de la salud pública fueguina lo disponga para los profesionales que ejerzan en la Provincia; y

j) controlar y supervisar el correcto cumplimiento de las indicaciones dadas al personal técnico y/o auxiliar bajo sus directivas, así como su actuación dentro de los estrictos límites de su habilitación e incumbencia; siendo solidariamente responsable por los mismos, si por insuficiente o deficiente control sobre ello resultare daño a quien se asiste.

Artículo 7°.- Queda prohibido a los Licenciados en Obstetricia, Licenciados Obstétricos, Obstétricas y Obstétricos:

a) anunciar o prometer métodos diagnósticos o de preparación y atención de la embarazada o el parto, infalibles o secretos;

b) interrumpir la gestación por cualquier razón, provocando el aborto o inducir el parto del feto no viable;

c) aplicar a la práctica profesional, en ámbito privado o público, métodos de utilidad no reconocida por instituciones científicas o académicas relevantes;

d) anunciar una especialidad no reconocida en los términos de la legislación provincial vigente al respecto;

e) percibir remuneraciones por prestaciones o prácticas que no haya realizado o en las que no haya participado, así como registrarlas en cualquier tipo de

documentación y emitir certificaciones e informes al respecto;

f)  participar sus honorarios a otros profesionales de la salud;

g) percibir bonificaciones, beneficios o participación de honorarios de otros profesionales, laboratorios, empresas de servicios o que elaboren, fraccionen o comercialicen insumos de laboratorio, fármacos, cosméticos, productos dietéticos o cualquier otro elemento utilizado en la prevención, el diagnóstico y el tratamiento de enfermedades o la prevención de la salud;

h) utilizar en los informes signos, abreviaturas o claves que no sean reconocidos como de su uso habitual y aceptados por autoridad académica competente;

i) ejercer la profesión padeciendo enfermedades físicas o disturbios psíquicos o emocionales que pongan en riesgo la salud y la seguridad de los pacientes;

j) ejercer la profesión en locales, consultorios o instituciones asistenciales o de investigación no habilitadas en los términos impuestos por la legislación vigente, a excepción de la atención brindada en el domicilio de los pacientes; y

k) delegar en personal auxiliar o técnico facultades, funciones o atribuciones inherentes o privativas de su profesión.

Artículo 8°.- La autoridad de aplicación de la presente ley será ejercida por el Ministerio de Salud de la Provincia.

Artículo 9°.- El Poder Ejecutivo reglamentará la presente dentro de los sesenta (60) días de su promulgación.

Artículo 10.- Derógase toda otra norma legal reglamentaria o dispositiva que se oponga a la presente ley.

Artículo 11.-Comuníquese al Poder Ejecutivo.